Compartir

La calidad del sueño influye en nuestro día a día

Los problemas relacionados con el sueño afectan a uno de cada tres ciudadanos españoles. Esta cifra que maneja la Sociedad Española del Sueño nos tiene que dar mucho que pensar. No es normal que el tercio de la población, 16 millones de personas, sufran este tipo de trastornos. Dormir bien es esencial.

Puestas las cifras, es realmente alarmante, no realizar las acciones necesarias para mejorar el hábito de dormir bien. Evidentemente aparte de patologías permanentes. Pero desde luego que podemos mejorar nuestro descanso simplemente con una serie de rutinas y trucos que son fáciles de aplicar.

Aspectos esenciales para domir bien

En primer lugar, es necesario realizar cambios en el dormitorio para hacerlo verdaderamente un lugar especial para dormir. La aireación de la habitación es clave en todo este proceso. Para mantenerla siempre llena de oxígeno, pero al mismo tiempo tenemos que recrear un lugar oscuro y tranquilo, que nos incite a conciliar el sueño. En muchos casos, el dormitorio también es lugar de estudio de nuestros hijos. Así, disponen de dos tipos de iluminación, la que se utiliza para estudiar será fuerte y blanca. Mientras que  cuando pasamos al momento de prepararnos para dormir, podemos disponer de una lámpara con luz tenue y cálida.  Estos matices diferenciarán una actividad de otra. Utilizar colores suaves en las paredes, y no hacer de ellas un campo de batalla de cosas pegadas y colgadas. También ayuda a lograr ese ambiente sereno para dormir.Dormir bien

Otro aspecto primordial es la calidad del colchón, la almohada y la ropa de cama.  Una correcta higiene de los mismos y un adecuado mantenimiento siempre nos garantizará un confort a la hora de acostarnos. El colchón tiene que ser de calidad, adecuado a nuestras características físicas, y tenemos que sacudirlo del polvo del ambiente por lo menos cada seis meses.  A la hora de comprar un colchón, que no te lo vendan, acude a profesionales que te asesoren cuál es el mejor. Hay que tener en cuenta tu altura y tu peso, incluso de tus problemas físicos. Las almohadas también tienen que ser específicas para cada condición anatómica, lavándolas como máximo cada tres meses.

Algunos consejos para dormir bien

Establecer una rutina antes de acostarnos es fundamental para que la mente y el cuerpo se vayan acostumbrando para el descanso. Es necesario que estos hábitos siempre nos lleven a la relajación. Hay que evitar horas antes de acostarnos comer alimentos pesados, hidratos, cafeína o alcohol, lo mismo que si practicamos deporte. Es bueno que dejemos suficiente espacio entre la actividad física y el momento del sueño.

Pero un aspecto fundamental del sueño es establecer nuestro número de horas que pretendemos dormir. Y aquí no hay truco. Algunas personas tienen más que suficiente con cuatro horas y otras necesitan nueve, dependerá de nosotros, de nuestro físico, de nuestra actividad o rutina, el tiempo que necesitemos para nosotros, y tratar de no saltárnoslas. En caso contrario arrastraremos cansancio acumulado.

Dedicamos la tercera parte de nuestra vida a dormir, hagamos que ese descanso sea efectivo y nos resulte lo más placentero posible.

Compartir
Artículo anteriorEstrés Laboral
Artículo siguienteMálaga Luxury Magazine
Avatar
Queremos impulsar el cambio necesario para que La Malagueta sea el ‘Sector del Lujo’ de la ciudad de Málaga con el impulso del Gran Hotel Miramar ***** SL